"Mi Pequeño Taller" nació en 2003, con la intención de estudiar e investigar en grupo las distintas técnicas del encaje de bolillos. Poco después, el taller inicial (compuesto por varias encajeras de Guadalajara) se convirtió en un taller "virtual", que incluía a encajeras de todo el mundo.

Con la creación de este blog, quiero hacer partícipe a toda/o encajera/o interesada/o de mis experiencias e investigaciones sobre el encaje.

Gracias por seguir este blog y por dejar vuestros comentarios.

lunes, 10 de diciembre de 2012

Una, dos, tres labores...

No sé cómo me las apaño para tener siempre varios encajes empezados. Aunque muchas encajeras están totalmente en contra de este pluralismo y afirman que lo mejor es no empezar un encaje hasta no terminar el anterior, yo tengo mis propios razonamientos para trabajar en varias labores a la vez. Y os los voy a contar: la razón primera es que me cuesta mucho decidir qué puntilla hacer, entre tantos diseños que me gustan y que me gustaría empezar. La segunda es que soy una mujer de impulsos: me gusta algo y lo quiero hacer inmediatamente. Sin embargo, si lo dejo reposar, posiblemente ya no lo haga en la vida. Por lo que para mi es primordial empezar una labor en cuanto se haya producido ese impulso. Así, teniendo siempre varias piezas empezadas, evito tener que pasar por esos momentos de duda e indecisión.

Bufanda realizada a encaje de bolillos, con técnica de cinta rusa
Diseño: Adaptación de un modelo de Belanova (Rusia)
Lino utilizado: Ana Castro, Ourense
Ya sé que esto tiene su parte negativa: si trabajo tres encajes a la vez, tardaré tres veces más en terminar cada uno de ellos. Y eso es lo que me ha sucedido con mi bufanda de encaje ruso. ¿Os acordáis? Dos años después de las primeras fotos, os puedo decir con gran alegría que la he terminado y estrenado. Todo un placer que es mayor cuanto más tiempo ha  llevado.

A pesar de haber terminado esta bufanda y haber liberado una almohada, tengo otras dos ocupadas: un ángel ruso que espero colgará de mi ventana dentro de unos días y una bufanda: ésta en técnica torchón, con hilo de bambú, que vende O'Percheiro. 

martes, 31 de julio de 2012

Vacaciones y cursos de encaje de bolillos

Encaje realizado por Chequia para el stand de OIDFA 
Las vacaciones son para descansar, cambiar de actividades, conocer nuevos sitios, compartir momentos con familia y amigos... Una encajera, si combina estas actividades con un curso de encaje de bolillos, alcanza, sin duda, la plena felicidad. Y así han sido mis vacaciones de este año: he participado en un curso de encaje de bolillos en Praga, con dos profesoras de encaje muy conocidas y reconocidas internacionalmente: Anna Halikova y Alina Jaskova. No sabría decir qué me ha gustado más, si Praga o el curso. Pero me centraré en el curso, ya que el blog trata de bolillos.

Hacer un curso en Chequia abre los ojos a un mundo totalmente diferente al nuestro. Conocemos nuevas técnicas y distintas maneras de enseñarlas. En España estamos acostumbradas a trabajar un patrón que ya ha diseñado alguien para nosotras. Generalmente aprendemos un poco de técnica y ya está. Sin embargo en la República Checa, de larga tradición encajera, se aprende desde niño a dibujar, a analizar si ese dibujo que se ha hecho es factible con los bolillos, y a realizarlo, utilizando distintas técnicas y materiales. 

Participantes en el curso, con sus profesoras en primera fila
Así que, las alumnas del curso en el que he participado íbamos a aprender eso que en Chequia aprenden los niños: a diseñar y a realizar nuestro propio diseño. Pasito a pasito, terminamos el curso con múltiples proyectos y, varios de ellos, hechos a encaje. Próximamente podréis verlos en la revista Vuelta y Cruz.

La visita a una escuela de encajes, a varias exposiciones y museos, el contacto con encajeras de otros países, abiertas al intercambio de ideas y conocimientos, hicieron que el curso fuera absolutamente perfecto. 


Gracias a Anna Halikova y Alina Jaskova por ser tan buenas profesionales. Y a Jacqui Barber por organizar el curso.


martes, 22 de mayo de 2012

Entrevista a Elena Díaz

Las encajeras que acudís normalmente a los encuentros de la zona de Madrid seguramente conocéis bien a Elena Díaz, cuyo nombre artístico es "Maxbolillos", un juego de palabras entre "más bolillos", y la cruz de uno de los movimientos básicos de los bolillos. Elena es de las pocas diseñadoras de encajes de bolillos que vende sus patrones originales en los encuentros. Es un lujo poder comprar un patrón a su propia autora, quien explica con todo detalle cualquier duda que la encajera pueda encontrar al trabajar el encaje. Además, Elena vende junto con los patrones de sus chales la lana para realizarlos.

Todo esto viene al hilo del reportaje que acaba de publicarse en http://11870.com/k/es/es/madrid/explora/tradicional/max-bolillos 
que no debéis perderos.


Aprovecho para recordaros a todas las encajeras que compráis habitualmente patrones en los encuentros que, si compráis fotocopias de libros y/o revistas (esas que están tan bien guardaditas en carpetas con fundas de plástico), estáis apoyando al vendedor fraudulento. Porque ese vendedor no tiene permiso del autor de los patrones. Un autor sólo vende originales, nunca fotocopias. Y un puesto de venta de materiales de encaje de bolillos, si es legal, sólo venderá materiales originales: revistas y libros, no fotocopias de patrones que no son suyos.

jueves, 10 de mayo de 2012

Blog de OIDFA-España

Durante mi visita a Arenys de Mar, supe que OIDFA España tenía también un blog, en el que podremos consultar las novedades de la sección española de esta asociación internacional de encajeras, de la que ya hablé en una entrada el 8 de noviembre. Ahora añado el enlace a esta asociación, para que podamos consultar fácilmente sus noticias: http://oidfa-spain.blogspot.com.es/

Como ya comenté anteriormente, OIDFA edita una revista trimestral (4 al año). Contiene pocos patrones, pero no es eso lo principal de la revista. Si quieres estar al día de lo que se hace en el extranjero en el campo del encaje de bolillos, aquí encontrarás artículos muy interesantes. Al hacerte socio de OIDFA, tienes derecho, entre otras cosas, a esta revista, que se puede comprar con una traducción en castellano.


domingo, 6 de mayo de 2012

El trabajo de picar los patrones

La primavera es época de encuentros. Del extranjero nos llegan noticias de sus congresos y se nos ponen los dientes largos. Sin embargo, a veces no conocemos lo que acontece en nuestro propio país. Ejemplo de ello es la Diada de la Puntaire de Cataluña, que este año ha celebrado su 25º aniversario en Arenys de Mar, ciudad bien conocida por sus encajes y su Museo. 


Sería demasiado largo comentar todo lo que allí se ha podido ver en estos días. Yo quisiera centrarme en el stand de las encajeras de Arenys, en el que todo el que se pasó por él, pudo ver cómo Gloria Bilbeny i Botiguer picaba un patrón realizado por ella misma. Gloria Bilbeny es una reconocida maestra artesana que se dedica a diseñar y picar los patrones desde 1952, suministrando a las mejores mercerías de Barcelona. Me comentó que ella hacía patrones a medida (tuve la suerte de poder ver el patrón de un abanico, hecho para unas varillas antiguas, de encargo). Una vez realizado el dibujo, lo pica con un punzón sobre la cartulina. 


Esta labor de picar previamente un patrón era, hace no mucho tiempo, un oficio de especialistas. Hace falta tener buena vista y buen pulso. Porque un patrón picado, facilita mucho el trabajo a la encajera. 

Antiguamente, cuando no existían las fotocopias, los patrones se copiaban colocando una o varias cartulinas fuertes debajo del patrón, y se picaba el patrón de manera que se perforaban a la vez las cartulinas, quedando en ellas marcado el patrón original. Pero la labor de picado no sólo servía para copiar un patrón, sino también para marcar los agujeritos donde posteriormente se colocarían los alfileres. De esta manera, los alfileres se colocaban sin esfuerzo en el lugar exacto. Además, una cartulina fuerte y picada, servía para hacer muchas veces el modelo sin que se hubiera deteriorado el patrón. 

El trabajo del picado me parece importantísimo y esencial. Pero sobre todo cuando trabajamos con hilo fino. Si observáis que vuestros encajes no os quedan perfectos: que las celdillas de los fondos os quedan irregulares, que la línea recta del pie no es una recta perfecta... plantearos picar vuestro patrón previamente, con tranquilidad y mucha precisión. Veréis cómo cambia el aspecto del trabajo finalizado. Suerte y ya me contaréis.


miércoles, 11 de abril de 2012

Más sobre el Museo de Arenys

Y por si os quedasteis con ganas de más información en el post anterior, aquí va algo más sobre Arenys. Arenys de Mar está en la costa, a unos 20 minutos en tren hacia el norte de Barcelona. 


El Museo Marés de la Punta fue durante muchos años el Hospital de Sant Jaume, un centro sanitario para los pobres. En 1983 fue restaurado para albergar la colección de encajes de Frederic Marès i Deulovoll (1893-1991). A lo largo de los años, la colección del museo ha ido creciendo gracias a donaciones de otras entidades, como los archivos de la Fábrica de Blondas y Encajes Castells, de Marià Castells i Simón (1873-1931) y su hermano Joaquim. Esta compañía realizaba espléndidos diseños modernistas. El museo también contiene el fabuloso trabajo de la diseñadora Aurora Gutiérrez Larraya ( -1920).

La planta inferior del museo contiene exposiciones temporales. Para ver la colección permanente, se comienza desde la 4º planta hacia abajo. En la 4ª plante hay encajes del s. XVI y XVII de distintos tipos, y de bolillos antiguos.

En la siguiente planta podemos ver una gran variedad  de piezas del s. XIX y XX, así como piezas realizadas en  oro y plata y los bolillos con los que fueron realizadas.

Antes de llegar a la planta 2º, podemos visitar una sala que contiene el archivo de los Castells. En ella podemos ver diseños, muestrarios, patrones y libros de contabilidad. Esta empresa producía diseños modernistas muy finos a guipur.

La sala principal es una sala muy grande en la que se expone una gran variedad  de encajes. Llaman la atención los encajes de 'ret-fi' o 'Punta d'Arenys'. Su origen está en el s. XVIII en la zona de Arenys. Inicialmente se realizaban con lino blanco o negro, y posteriormente con algodón. Suelen estar compuestos de motivos florales elaborados o diseños finos de tipo geométrico. En la exposición podemos ver algunas piezas impresionantes.

Y para mayor información, echadle un vistazo a este interesante vídeo: